La Parranda de San Pedro

10 min read
0
230

Patrimonio cultural Inmaterial de la Humanidad

La Parranda de San Pedro es una festividad popular y religiosa, que se celebra cada 29 de junio en las ciudades de Guatire y Guarenas en el estado Miranda, Venezuela, y tiene su origen en la época colonial.

Consiste en unos parranderos que salen a las calles a bailar y cantar, vestidos con levita y pumpá (uno de ellos lleva la imagen del santo, otro lleva una bandera amarilla y roja) y acompañados por cuatro y maracas. La percusión se logra con unos pedazos de cuero de animal, amarrados a los pies a manera de sandalias (llamadas cotizas). También van acompañados por dos niños pequeños, vestidos con un traje rojo y amarillo (parecido a los arlequines), que se conocen como los “tucusitos”.

El personaje más llamativo es un hombre vestido de mujer, que carga una muñeca de trapo. Este personaje se llama “María Ignacia” y la muñeca “Rosa Ignacia”. Los dos tucusitos hacen las veces de sus otros dos hijos. Todos llevan la cara pintada de negro con betún, o lo que ellos llaman “negro humo”. La festividad fue proclamada patrimonio cultural inmaterial de la humanidad por la UNESCO, el 5 de diciembre de 2013.

Origen de la festividad

Según la tradición oral, una esclava de nombre María Ignacia, que vivía en algún lugar de Guatire o de Guarenas (en la época colonial ambos poblados se encontraban en la misma unidad política-territorial, llamada “cantón de Guarenas”), viendo que su hija Rosa Ignacia no se curaba de una fiebre muy alta (“una calentura”), le pidió a San Pedro que intercediera por la sanación de su pequeña y si lo hacía, ella le prometía salir a bailar y a cantarle todos los 29 de junio (santoral de San Pedro Apóstol). La niña sanó y la noticia de la promesa que había hecho María Ignacia se regó por toda la zona. Los demás esclavos decidieron acompañarla en su canto y baile, por las polvorientas calles de Guatire (o de Guarenas, dependiendo el núcleo urbano más cercano del lugar donde surgió).

Pasaron los años y un día María Ignacia enfermó y murió, pero su marido, para no romper la promesa que ella había hecho, decidió vestirse con sus ropas, abultar su abdomen con trapos (para simular embarazo) y salió a “parrandear”. Lo acompañaban sus dos hijos varones. Con el pasar de los años, los esclavos siguieron pagando la promesa todos los 29 de junio, un hombre se viste como María Ignacia, con una muñeca en sus brazos (Rosa Ignacia) y dos niños que siempre bailan cerca de “María Ignacia”, que representan sus dos hijos. La tradición ha continuado hasta nuestros días.

La preparación de la parranda

El día anterior se realiza una vigilia o velorio donde se le canta y se le baila a la imagen del santo (que ha estado guardada durante el año en la casa de alguno de los parranderos). Al día siguiente, la parranda se inicia con una misa en el templo parroquial y luego los parranderos, cantando y bailando recorren las principales calles del pueblo, acompañados por muchas personas. No falta el licor. Al llegar la aurora la parranda comienza a dispersarse.

He aquí algunas de las estrofas que cantan los parranderos:

Buenas tardes, doy señores,
Buenas tardes, vengo a dar.
La parranda de San Pedro,
Que les vengo aquí a cantar.

Baila, Baila, María Ignacia
Como tu sabes bailar
Baila, Baila, María Ignacia
Como tu sabes bailar

Un pasito, para`lante Y
otro paso para`atrás ,
Un pasito, para`lante Y
otro paso para`atrás

Y se me ponen de frente
Porque los voy a llamar,
Y se me ponen de frente
Porque los voy a llamar.

En esta vuelta y la otra,
Voy a cambiar de toná.
En esta vuelta y la otra,
Voy a cambiar de toná

Guachi, guachi
pasó por aquí,
Guachi, guachi,
Pasó por aquí.
Con una pequeña tinaja de anís

Dos cosas tiene Guatire,
Que no las tiene otro pueblo.
Dos cosas tiene Guatire,
Que no las tiene otro pueblo

La rica conserva e`cidra,
Y la parranda de San Pedro
La rica conserva e`cidra,
Y la parranda de San Pedro

Baila baila tucucito como tu lo sabe´ hacer,
baila baila tucucito como tu lo sabe´ hacer
moviendo bien las banderas pal´ derecho y al revés,
moviendo bien las banderas pal´ derecho y al revés,

Y se me ponen de frente porque los voy a llamar
en esta vuelta y la otra voy a cambiar la toná,
y se me ponen de frente porque los voy a llamar
en esta vuelta y la otra voy a cambiar la toná,

Pegale pedro, pegale juan,
Pegale pedro, pegale Juan,

Lara lalala lalara lalara lalara Lara rarala
Lalala lalara lalara Lara rarala Gue!

Pasa`pá dentro que tá en el zaguan,
vuélvelo polvo sin compasión.

El San Pedro de mi tierra
es un santo milagroso
juega chapa con los negros
y descubre a los tramposos”

Baila, baila coticero,
Como tu lo sabes hacer.
Baila, baila coticero,
Como tu lo sabes hacer

Que si se rompe la cotiza,
Yo lo vuelvo a componer.
Que si se rompe la cotiza,

En esta vuelta y la otra,
Voy a cambiar la toná.
En esta vuelta y la otra,
Voy a cambiar la toná

Load More Related Articles
Load More By Venezuela en Houston
Load More In Venezuela
Comments are closed.

Check Also

Sobre el diario de Bucaramanga

Cosas de nuestra historia Por Agni Mogollón Dice el Dr. Angel Rafael Lombardi Boscán, que …