Un instrumento “Icónico”

14 min read
0
176

Parte I

Por Agni Mogollón

En la historia reciente, dentro del mundo de la música, desde mediados del siglo XX y hasta hoy, algunos instrumentos musicales se han convertido en ίconos, gracias a que sus ejecutantes se convirtieron en leyendas o a un hecho en particular que se registró en la historia generacional como determinante e influyente.

Ese es el caso de las guitarras, bajos y baterías de algunos de ellos, los lentes redondos de Lennon, los extravagantes trajes y lentes de Elton John, los botines de Beatles de los 60’s etc.

Trataremos de recrear e informar sobre algunas de esas piezas, que se han llegado a subastar en inmensas cantidades de dinero, para formar parte o bien de colecciones privadas o exhibidas en museos tan solo por haber pertenecido a uno de estos personajes.

El bajo Hofner de Paul McCartney

Este instrumento es uno de los más icónicos del mundo de la música.Tanto es así que, los conciertos de Mc McCartney comienzan con la silueta de este bajo reflejado en el fondo del escenario…hablar de este instrumento es hablar de Paul McCartney y de los Beatles.

El 500/1 es un bajo eléctrico semi-acústico, inventado por Walter Hofner en 1955. Los 500/1 eran muy ligeros y fáciles de tocar, y además tenían un tono rico y cálido. La forma del cuerpo se inspiró en la del contrabajo (aunque al 500/1 se le conoce generalmente como “bajo-violín” o “viola bass”).
En 1961 el primer bajista de los Beatles, Stuart Sutcliffe, que utilizaba un Höfner 500/5 Bass (similar a una guitarra Höfner President), se retiró de la banda para continuar con sus estudios de arte, aunque luego fallecería a causa de un derrame cerebral.

Los Beatles se quedaban sin bajista y ninguno de ellos deseaba tomar ese rol en la banda. El trabajo fue asumido por Paul McCartney (quien en ese momento tocaba el piano en el grupo, pues se había quedado sin guitarra), ya que George Harrison se encargaba de la guitarra solista y John Lennon, que tocaba la guitarra rítmica, acababa de comprar su nueva Rickenbacker 325, y rechazó asumir el bajo del grupo.

Stuart Sutcliffe le había prestado su bajo a McCartney, pero Paul vio el 500/1 en una tienda de Hamburgo y por su simetría le pareció ideal para un zurdo.

También era muy barato (alrededor de 30 libras, o 125 dólares en aquel entonces), ligero y muy fácil de tocar. McCartney compró el bajo de inmediato y lo utilizó durante sus primeros años como un “Beatle”.
En 1963, McCartney recibió un segundo 500/1, fabricado por Selmer (la distribuidora británica de Höfner), el cual tenía las pastillas en posiciones diferentes.
McCartney dejó su bajo de Hamburgo y comenzó a usar su nuevo bajo. Su primer 500/1 reapareció en público en la presentación del video promocional de “Revolution” en 1968, sin el golpeador y con ciertas reparaciones después de años de viajes y uso.
Entre los años 1965 y 1966, McCartney lo sustituyó en las grabaciones por un Rickenbacker 4001S y usaba el Höfner en actuaciones en directo.
En 1969 reapareció durante las sesiones de Let It Be y en su presentación en la azotea del edificio de Apple Records.
Irónicamente, en la actualidad los bajos en forma de violín son mucho más caros que el que compró McCartney en su juventud, y se venden generalmente por unos 1600-2000 dólares (debe tenerse en cuenta, sin embargo, el valor que le otorgó su uso por parte de McCartney durante tantos años y que la encarnación moderna del instrumento es mucho mejor que las versiones de los años 60).
Höfner ha reeditado varias veces el modelo experimentando con su diseño, pero el mejor y más cercano es la reedición ’62 500/1.
El 500/1 es una copia del EB-1 de Gibson, con la diferencia que el Höfner es semi-acústico (cuerpo hueco) y el Gibson es de cuerpo sólido y tiene pintados recortes en forma de f, como los violines.
Tras haberlo utilizado en el vídeo promocional de “Coming Up” en 1980 (en el que McCartney interpretaba a varios personajes, entre ellos a sí mismo caracterizado como un Beatle de 1964), desapareció casi una década hasta que en 1989 Elvis Costello lo convenció para que volviera a tocar su Höfner de 1963, en su colaboración en “My Brave Face“.

Desde entonces Paul no ha dejado de usar su “bajo-violín” en conciertos, fotos promocionales, cubiertas de discos o video clips.

Desde 1966 McCartney había retirado el “pickguard” a sus bajos Höfner.
El 500/1 de 1963 fue enviado a restaurar en Mandolin Brothers, una tienda de guitarras en Staten Island, Nueva York, y su precio actual es invaluable aun estando Paul vivo todavía.

La batería Ludwig de Ringo Starr

La legendaria batería de tres piezas, Ludwig Oyster Black Pearl de 1963 fue la utilizada por Ringo en más de 200 actuaciones entre 1963 y 1964.

Con ella, el músico grabo temas inmortales como «Can’t buy me love», «She loves you», «All my loving» y «I want to hold your hand» de los Beatles.

Era una batería si se quiere pequeña, por lo que Ringo explicaba que: “yo quería que fuera pequeña porque así yo parecería más grande”

La legendaria batería fue vendida por 2,2 millones de dólares en una subasta y comprada por el dueño del equipo de fútbol americano los Colts de Indianápolis, Jim Irsay.

Irsay es un conocido melómano que se ha hecho con un notorio catálogo de instrumentos musicales de colección, que incluye 30 famosas guitarras, entre las que se encuentran algunas de las de Paul McCartney, George Harrison y John Lennon, razón por la cual afirmó, tras la compra de la batería,que «finalmente, tras 45 años los Beatles vuelven a estar juntos».

La Fender Stratocaster “Blackie” de Eric Clapton

Eric Clapton no tocó con la Stratocaster hasta 1969, tras la disolución de Cream. Anteriormente había tocado con Telecaster (Yardbirds), Gibson E-335 (Cream, Blindfaith), también con Gibson SG y con Les Paul; su famosa “Paula” del 1960 que fue robada en uno de los ensayos de Cream, alrededor de 1966.

Como hemos dicho, hasta la década de los setenta Clapton no grabó ni tocó en directo con la Stratocaster. En esos años, la Strato estaba muy pasada de moda, y a precios irrisorios.

La primera que tuvo era de color sunburst y le puso el nombre de “Brownie”. Más tarde compró a precio ridículo, seis stratocaster de los años 56 y 57. Tres de éstas las regaló a George Harrison.

Decidió montar su propia guitarra desmontando las tres que le quedaban, con la idea de aprovechar las mejores partes de cada una de ellas.

De la Strato del 56 cogió el cuerpo de aliso acabado a la nitro, y de una del 57 escogió el mástil (de forma pronunciada en V). El mecanismo de trémolo fue bloqueado con un trozo de aliso.

De esta forma nació en 1973, Blackie; su guitarra favorita. La estrenó en directo el 13 de enero de 1973 en el teatro Rainbow y fue grabada por primera vez en un estudio en las sesiones del 461 Ocean Boulevard, que contenía el tema “I shot the sheriff”, su primer número uno.

Blackie ha sido protagonista en las portadas de los discos: “Slowhand”, “Just one night”, “Blackless” y “Timepieces”. Fue la guitarra que Eric utilizó hasta 1985 (una vez más en 1991, con motivo de un concierto) tanto en estudio como en directo ininterrumpidamente.

Tras esta etapa, el mástil, debido a tantos años de guerra, no admitía más cambios de trastes y Clapton la guardó en su casa hasta 2004, momento en el que Blackie fue subastada en Christie’s por 959.500 dólares, para financiar el Crossroads Centre, siendo en su momento la guitarra más cara de la historia.

Load More Related Articles
Load More By Venezuela en Houston
  • Los años 60’s venezolanos

    Con la música en el alma En la década de los 50’s, la música que se escuchaba en la Venezu…
  • El furro, furruco o manduyo

    Con la música en el alma El furro es un instrumento típico usado en el género musical de l…
  • La otra España… la nuestra

    Con la música en el alma Por Agni Mogollón El compositor español Juan Carlos Calderón en u…
Load More In Con La Música En El Alma

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Check Also

Los años 60’s venezolanos

Con la música en el alma En la década de los 50’s, la música que se escuchaba en la Venezu…